In Actualidad

El Tribunal General de la UE ha rechazado la solicitud de una empresa rusa para registrar ante la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI) el escudo soviético como marca comunitaria, por considerar que este símbolo es “contrario al orden público y a las buenas costumbres” en parte de la Unión. La oficina no aprueba la solicitud al constatar que la marca en cuestión “consistía en una reproducción exacta del escudo de la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS)”.

En una sentencia, el Tribunal ha confirmado la denegación de registro de la oficina de marcas comunitarias, con sede en Alicante, ante la solicitud realizada en 2006 por el fabricante textil ruso Couture Tech Ltd. La OAMI rechazó la solicitud al constatar que la marca en cuestión “consistía en una reproducción exacta del escudo de la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS)”, según informó el Tribunal en un comunicado. Couture Tech Ltd recurrió esta decisión ante el Tribunal General de la UE.

Basándose la normativa y la práctica administrativa de determinados estados miembros que estuvieron bajo el dominio soviético – Hungría, Letonia y la República Checa-, la OAMI consideró que el símbolo sería percibido “como contrario al orden público y a las buenas costumbres” por una parte significativa de la población, algo que va en contra de la normativa comunitaria.

Para más detalle, conviene tener en cuenta que en Hungría, la legislación especifica que la hoz, el martillo y la estrella roja de cinco puntas se consideran “símbolos de despotismo” y su uso atenta contra el orden público.

No resulta necesario realizar estudio alguno sobre la percepción en países como Letonia y la República Checa: el Derecho comunitario establece que “debe denegarse el registro de una marca cuando ésta incumpla la normativa en único Estado miembro”.

Dejar un comentario

5 + 13 =