In Marcanet responde

La comunidad aragonesa se ha posicionado en los últimos años en los puestos de cabeza en lo que a registro de patentes se refiere. El año pasado, con 207 solicitudes (un ratio de 154 por cada millón de habitantes) se situó en segundo lugar del ranquin nacional, solo superada por Navarra (ratio de 165).

La apuesta investigadora de los últimos años, el talento de los profesionales en la región, y el impulso de la Universidad de Zaragoza (UZ) o de compañías e investigadores privados están dando sus frutos, según los datos de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).

De hecho, Zaragoza se aupó en 2011 al tercer lugar por número de solicitudes con 192, por detrás de Madrid (718) y Barcelona (521). Las patentes son un título que reconoce el derecho de explotar en exclusiva una invención, impidiendo a otros su fabricación o uso sin consentimiento del titular.

Por ello, el investigador debe realizar la solicitud con la mayor brevedad posible, de forma que su invención no corre riesgo de ser plagiada. Aragón, entre otros servicios, cuenta con la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI), un servicio de la Universidad de Zaragoza que tiene como misión promover, potenciar y difundir a la sociedad los resultados de investigación.
Empresas punteras
Pero son las grandes empresas privadas las que han llevado a Aragón a esta posición de privilegio. Es el caso de BSH Electrodomésticos, presente en la comunidad en dos plantas que con unos 4.000 empleados.

Según fuentes de la OEPM, esta compañía es la segunda firma que más patentes registra en España, solo superada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). En tercer lugar aparece Telefónica, y ya en cuarto y quinto, dos centros universitarios: las Politécnicas de Madrid y Cataluña.

En 2010, por ejemplo, BSH presentó un centenar de ellas. Sin embargo, la crisis también hace mella en la innovación nacional, que tocó techo en 2008 con 3.783 solicitudes de patentes, 255 más que el año pasado.

Dejar un comentario

dieciocho − trece =