In Marcanet responde

Según el diario digital abc.es, por cada registro de una innovación en España, Alemania alcanza 24; Francia, 8; Holanda llega a 7 e Italia a 4. El director general de la multinacional española líder en patentes y marcas, Clarke Modet & Co, Alejandro Klecker, pone al respecto un dato revelador: «España ronda actualmente una tasa del 1,37% del PIB nacional dedicado a I+D, mientras que Brasil debe andar por el 0,7%; sin embargo, Brasil hace el doble de patentes que España con la mitad de esfuerzo presupuestario».Unos datos poco favorecedores, ¿pero qué sucede? 

El periódico abc.es publica hoy un reportaje en el que se explica que “España no saca partido a su Investigación y Desarrollo (I+D), que además se ha visto gravemente resentida por la crisis, sobre todo entre las empresas de pequeño y mediano tamaño. Los datos de los últimos años son poco alentadores: España dedica un esfuerzo presupuestario aceptable en investigación en el concierto internacional, pero otros países, con menos inversión, le sacan ventaja”, dice Roberto Pérez, redactor del artículo.

Pérez explica cómo “el dinero dedicado a I+D se ha recortado de forma acentuada por la crisis económica, sobre todo entre las empresas de menos de 50 trabajadores, que son el grueso del tejido productivo nacional”. Es preciso valorar “que más del 50 por ciento de la I+D está en manos del sector público, en universidades, institutos tecnológicos y organismos científicos diversos”, continúa el periodista.

Descenso en la actividad

“A falta de los datos que arroje el año que ahora acaba, en 2010 España registró 3.669 patentes, un 1,2% menos que en 2009. La cifra es muy escasa. Estados Unidos ronda las 190.000 patentes nuevas cada año, Japón en torno a 180.000, Alemania del orden de 88.000, Francia alrededor de 30.000, Italia se aproxima a las 20.000”, afirma Pérez. A la luz de los datos, el redactor lanza preguntas al aire:  “¿es un problema de esfuerzo inversor? ¿por qué otros lo rentabilizan mucho más?”

El director general de la multinacional española líder en patentes y marcas, Clarke Modet & Co, Alejandro Klecker, pone al respecto un dato revelador: «España ronda actualmente una tasa del 1,37% del PIB nacional dedicado a I+D, mientras que Brasil debe andar por el 0,7%; sin embargo, Brasil hace el doble de patentes que España con la mitad de esfuerzo presupuestario».

“En la raíz del problema hay varios motivos”, explica Pérez. Uno de ellos, “el déficit que todavía se da en elbinomio investigación-patente, porque no siempre el resultado de la investigación se materializa en un activo tangible”, aclara el redactor, quien identifica la otra pata coja: “a veces no se hace un trabajo previo para analizar en detalle qué se va a investigar y conocer cómo se debe hacer para no repetir algo que ya existe. Ese trabajo previo es la vigilancia e inteligencia tecnológica, y en esto también se falla en España, aunque no somos los únicos”.

Otro problema más

Pérez dice que, “sin embargo, las innovaciones que logramos no se rentabilizan lo suficiente, bien porque no se ha protegido —y eso conduce a ser copiados—, bien porque no se saca la patente al exterior, ya que la legislación establece que debe quedar registrada en cada país para ser explotada en su respectivo mercado”.

Dejar un comentario

3 × cinco =