In Actualidad

Jijona (Alicante), 17 nov (EFE).- La crisis económica ha empujado a las empresas españolas “a poner sus ojos en los mercados exteriores”. Se cree que  2011 se cerrará con un aumento del 15 por ciento de las patentes nacionales para operar en el comercio internacional.

Así lo ha trasladado hoy a EFE el director general de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), Alberto Casado Cerviño, quien ha estimado que este año acabará con más de 3.000 patentes.  “Una buena cifra”, dice el director, que permitirá a las empresas de España operar en la Unión Europea (UE) y Estados Unidos y, en menor medida, en países como México, Argentina y China.
Para Casado , este incremento del 15 por ciento para operar en los mercados internacionales “pone de relieve que el sector innovador sigue funcionando y que, para aumentar su negocio, la empresa española ha puesto sus ojos en los mercados exteriores”.
Las cerca de 3.000 patentes para el exterior forman parte de las 8.000 que registrará la OEPM durante todo el ejercicio, una cifra que se mantiene “estable con respecto a años anteriores y que es valorada, sobre todo teniendo en cuenta el momento económico”, dice el director.
En cuanto al perfil de estas empresas exportadoras de patentes, “las que se han puesto las pilas para hacer negocio fuera son las grandes, como Telefónica, Repsol, Gamesa y Airbus. Sin embargo, existen unas 200.000 empresas españolas innovadoras que cada vez más apuestan por salir y que ya acaparan un número creciente y proporcionalmente elevado”, aclara Casado.
En cuanto a las marcas, ha recordado que las solicitudes cayeron en 2008 y 2009 entre el 12 y 14 por ciento con respecto a los ejercicios precedentes, mientras que en 2010 subió el 2 y se espera que 2011 termine con otro aumento de entre el 2 y 3 por ciento. Dentro de este capítulo, el director general de la OEPM ha calificado de “muy curioso” que durante la crisis las empresas hayan adoptado la política “conservadora” en cuanto a la protección de sus marcas. Esto es así porque el registro de la marca debe ser renovado cada diez años y tradicionalmente se vuelven a cubrir entre el 30 y 40 por ciento, aunque desde 2009 las compañías han subido la ratio a alrededor del 60.
Según Casado Cerviño, esto refleja que, en un escenario de incertidumbre, las firmas “han decidido tomar la decisión estratégica de mantener los derechos que ya tenían protegidos y reducir la creación de nuevos”.

Dejar un comentario

quince + 11 =