In Inteligencia tecnológica

Según el Boletín de Vigilancia Tecnológica de la Oficina Española de Patentes y Marcas, las tecnologías de corte de metal existentes en el mercado para el sector industrial están divididas en técnicas mecánicas y no mecánicas. La rama de tecnologías mecánicas incluye, entre otras, el fresado, el perforado, el rectificado o el punzonado. Estas tecnologías se basan esencialmente en el contacto entre la herramienta de trabajo y la pieza.

Por otro lado, las tecnologías alternativas de corte no mecánico permiten cortar metal sin necesidad de contacto, utilizando, por ejemplo, láser o agua. Este tipo de tecnologías, cuyo uso está creciendo fuertemente, está evolucionando, adquiriendo nuevas capacidades, mayor resolución y, sobretodo, mayor eficiencia.

El corte por láser es más barato y rápido que el de chorro de agua, no obstante, éste último permite cortar una gama más amplia de materiales y espesores mayores. Otros métodos no-mecánicos eliminan el problema de la creación de tensiones en la pieza de trabajo, no obstante, generan una cantidad considerable de calor. Por ejemplo, la electroerosión por hilo (EDM) utiliza un pulso de tensión para generar chispas entre el electrodo y la pieza de trabajo.

El mecanizado electroquímico (ECM) genera acabados muy finos, y también se utiliza para el desbarbado, no obstante tiene un alto coste y consume mucha energía. Una manera de reducir el consumo podría ser mediante la combinación de diversas tecnologías. Por ejemplo, utilizar tecnologías de chorro de agua para el corte de la pieza, y las tecnologías EDM o ECM para realizar el acabado. Otras tecnologías no-mecánicas incluyen el corte por plasma, el mecanizado por ultrasonidos, el mecanizado mediante haz de electrones o el mecanizado fotoquímico.

Dejar un comentario

9 + 12 =